Capitulo 6: Lluvia de Muertos

Publicado: 24 de julio de 2012 en Ebook
Etiquetas:, , , , , , , ,

“Carlos dio el primer paso dentro del remolque, los papeles en la pequeña mesa y el suelo de madera presentaban grandes manchas de sangre, sobre la cama se encontraba el cuerpo desgarrado de Selene, tenia marcas de arañazos y mordidas por todo el cuerpo, le hacia falta un trozo de pómulo y su brazo tenia grandes zonas donde se veía el musculo al rojo vivo”

Capitulo 6

Lluvia de Muertos

Avanzar entre los automóviles varados era realmente un rompe-cabezas, la gran camioneta Expedition de la marca Ford edición familiar iba al frente de la caravana, su potente motor le daba fuerza suficiente para empujar los coches que se encontraban a mitad de camino, sin embargo, generalmente no era solo uno el que se encontraba estorbando, al contrario, casi siempre eran entre tres y seis coches que probablemente habrían chocado en carambola

No era raro encontrar cuerpos prensados entre los fierros retorcidos de lo que seria su ultimo recinto, incluso algunos automóviles aun tenían batería suficiente para mantener aun encendido el radio, sin embargo, nadie prestaba atención a esos constantes sonidos de estática, todos concentraban sus sentidos en buscar señales de peligro inminente, cualquier sonido metálico, el movimiento mas leve de la sombra mas tenue en medio de la oscuridad que los portones de edificios y grandes bodegas proporcionaban

A través de las ventanillas solo se distinguían los ojos escrudiñando el entorno, todo movimiento repentino era rápidamente evaluado para saber si era la señal de una inminente horda zombie o solo se trataba de un perro callejero

-¿se han dado cuenta que no hay perros o gatos en las calles?-comento Andrea a sus compañeros de viaje

-tienes razón, no he visto ni uno, quizá solo estén asustados por tantos choques e incendios-respondió vero al momento en que señalaba una esquina a unos veinte metros de su posición

En la intersección se encontraban varados alrededor de quince coches, en el medio de la carambola había una columna de humo negro, eso y los vidrios destrozados de los edificios cercanos evidenciaban la fuerte explosión te tuvo lugar ahí

-si, quizá tengas razón, ojala no les haya pasado nada a esos pobres animalitos-

Andrea era amante de la naturaleza, su dieta era altamente rica en frutas y verduras, mas no era vegetariana, formaba parte de un pequeño grupo no gubernamental en pro de la adopción de animales callejeros

Innumerables veces se encontró a media noche bañando a un pequeño pulgoso en su bañera, para al otro día por la mañana llevarlo al refugio con el que contaba el grupo, este se mantenía a base de donaciones y eventos de caridad

Andrea era cajera en un banco, los fines de semana asistía a clases en la universidad de paga, pero varias veces se vio obligada a rechazar sus horas de descanso y servir como edecán en alguno de los tantos eventos que solían realizar

-pues no se tu, pero a mi me duele mas pensar en los cientos de niños que vivían en la calle, de por si, su vida era horrible antes de todo esto, seguramente fueron los primeros en caer- dijo vero sacando de su recuerdo a Andrea

Una gran lágrima no se hizo esperar, los ojos cristalinos y marrones de verónica evidenciaban el dolor que sentía al recordar a su pequeña hermana

Ella y su madre habían salido de campamento justamente esa mañana, se dirigían al volcán Popocatépetl, esta excursión duraba dos días

Por otra parte su padre se encontraba de viaje por estados unidos desde hacia una semana, sin embargo, no tener la certeza de saber como estaban le dolía

La caravana avanzaba a una velocidad promedio de 10 kilómetros por hora, la defensa de la gran camioneta ya presentaba abolladuras y el viaje dentro de la misma era demasiado agitado

-¡no mames wey seria mas rápido ir caminando!- vocifero Martin desesperado por el lento trayecto

-si wey, sal, camina cien metros y que esas madres te coman vivo- le respondió sarcásticamente Isaac

Una sonrisa se dibujo en el rostro de Jamie, mientras que Josh y Carlos se mantenían atentos a los movimientos externos

Ese momento de gracia termino abruptamente al sentir la camioneta parar en seco

-aunque quiera, la camioneta no podrá atravesar eso- dijo Cholomike

Frente a ellos se encontraba un bajo-puente, se encontraba taponeado por decenas de coches, la mayoría tenia las puertas abiertas, lo que indicaba la repentina huida de sus ocupantes

-miren, por allá- dijo Martin, señalo una obra de lo que parecía ser un nuevo centro comercial por el tamaño de la construcción

En lo alto de esta se veía a un grupo de personas haciendo señales con unas mantas, ondulando de un lado a otro, la obra se encontraba en la calle avenida perpendicular a ellos, alrededor de 50 metros los separaban de un nuevo grupo de supervivientes

-¿vamos con ellos?- pregunto Cholomike

– no se, es una decisión difícil, por una parte, puede que ahí haya gente que nos sea útil, un herrero, o maquinista o algo así, por otra, esta el hecho que seguramente estén mas jodidos que nosotros y no nos podemos dar el lujo de andar regalando nuestra comida y herramientas, recuerden que nos costaron cuatro vidas para conseguirlas- dijo seriamente Isaac

Mucha gente no tendría la sangre lo suficientemente fría para pensar las cosas con ese detenimiento

-podemos preguntarles a los demás y saber que creen que sea lo mejor, les avisare por los radios- dijo Carlos

-¿ya vieron ala gente en la construcción?-

-si, ¿quieren ir a ayudarlos?- respondió vero

-acérquense y lo discutiremos- respondió Carlos

Los coches se acercaron lo mas posible a la camioneta, dentro los jóvenes se acomodaban en los asientos para permitir la entrada de los demás, no pensaban arriesgarse a tener una discusión en medio de la calle, serian un blanco muy fácil

-ok, la situación es esta, podemos ir a ver si los podemos apoyar o ellos a nosotros, nos arriesgamos a que no tengan nada de comer o armas para defenderse, sin embargo, quizá dentro de la obra hubiese gente que nos sea de ayuda, alguien que sepa manejar maquinaria pesada, un policía o cosas así-comento Josh al grupo

-si pero el problema seria si no tienen comida, a decir verdad no estoy dispuesto a regalar la comida que tanto trabajo nos costó conseguir- comento Ana

-¡pero tampoco los podemos dejar ahí! De cualquier manera no podemos pasar por aquí, tenemos que buscar otra ruta, pero se me hace realmente cruel dejar a esa gente ahí-respondió vero viendo como la gente seguía haciendo señales

-yo propongo que vayamos, que en algún auto guardemos gran parte de la comida, si ellos no tienen, les podremos dar un poco sin arriesgarnos a que nos quieran robar toda, lo mismo con las herramientas, solo bajemos con una pala y un pico, ellos al ver que no tenemos mucho no querrán robarnos, y en dado caso que sea así, pues no se llevaran casi nada-comento Carlos con determinación

-si, esa es una buena idea- dijo Cholomike

-entonces esta decidido, pero el problema ahora es… ¿los llevaremos con nosotros?- cuestiono Isaac

-puede que nos sean de ayuda en algo, pero no estamos seguros-dijo Josh

-depende, si nos son de ayuda y no son muchos, los llevamos, si en cambio son mas de 10 y varios de ellos no son de ayuda, los dejamos-dijo Isaac

-¿otra vez con eso? No los podemos dejar, ¡son personas aun!- dijo vero visiblemente molesta con la idea

-bueno, ya que insistes tanto, me imagino que tu vas a mantener a dos o tres personas sola, me imagino que sabrás cultivar o cazar o algo, lo suficiente para que tu las alimentes y cuides de ellas quien sabe por cuanto tiempo, ¿o no?- le dijo seriamente Isaac

-pues no… pero…-

-entonces deja de quejarte, es la mejor opción, no podemos ir recogiendo a toda la gente que encontremos, a decir verdad dudo que solo entre nosotros nos demos abasto en los temas vitales, agua y comida, mucho menos puedo asegurar que estaremos en orden o que sobreviviremos mas de un mes- interrumpió Isaac

-bueno, esta decidido, si nos son de ayuda los llevaremos, si no, simplemente nos largamos- dijo Martin

Encaminaron la caravana hacia el edificio en construcción, los ocupantes al ver los automóviles acercarse dejaron las mantas y desaparecieron

A los pocos segundos se veían varias manos recorriendo la placa de aluminio que servía de puerta, la abrieron solo lo suficiente para el ancho de los coches, pero era claro que por ahí pasaba la maquinaria, la entrada mediría unos cinco o seis metros

Apenas entrando Jamie se sorprendió por el gran tamaño de la construcción, a pesar de que el terreno hacia una curva detrás de otro edificio, lo que seria el centro comercial, tendría un gran espacio

Cuando entraron observaron al grupo que los esperaba dentro, detrás de ellos dos señores de alrededor 30 años cerraban la improvisada puerta, el terreno por completo estaba bardeado con lámina de metal delgado, pero evitaba que se viera hacia adentro

Al inicio de lo que seria la edificación había tres hombres y tres mujeres, mas los dos que se quedaron detrás cerrando la puerta, en total serian ocho personas

Bajaron lentamente de los automóviles, se pusieron en fila, Josh y Cholomike, al ser los mas corpulentos se mantenía al frente del grupo, su presencia intimidaba a las mujeres y a dos hombres jóvenes, los otros tres señores se notaba que serian trabajadores de la construcción, su masa muscular lo evidenciaba

-Hola, ¿son todos?- dijo Josh siendo el primero en hablar

-si, somos todos los que seguimos vivos, al inicio había una pareja más, pero se desesperaron y salieron corriendo hacia su muerte- dijo un señor

El overol de mezclilla rasgado, las botas de trabajo pesado y su ligera playera blanca no podían ocultar la robustez de su cuerpo, se encontraba salpicado por manchas de colores y cemento

-si, nosotros nos alcanzamos a refugiar aquí, los señores de la construcción nos hicieron el favor de dejarnos pasar y gracias a eso nos salvamos de que esas cosas nos comieran- dijo una chica de no más de 25 años

Dos de las mujeres llevaban un uniforme azul, la otra traía puesta una bata blanca, además, había un chico que compartía el uniforme

-bueno, nosotros venimos de una universidad, cuando todo empezó nos refugiamos en el auditorio y ahora vamos a buscar un lugar mas tranquilo- dijo vero situándose al frente de Josh

-pues no creo que lo haya, toda la ciudad esta así, en la radio solo esta esa señal de emergencia diciendo que a las ocho de la noche se dará la situación nacional y no sé que tantas mas estupideces- dijo el joven con uniforme

-¡¿LA RADIO?!- pregunto el grupo de jóvenes al unísono

-si, ¿acaso no se han dado cuenta?… niños tenían que ser- dijo otro señor que aparentaba alrededor de 40 años- si, en la radio esta esa señal de emergencia y pues por ahora solo podemos esperar a que den las ocho de la noche para saber que dicen- continuo el señor- pero no creo que digan mucho mas de lo que ya sabemos

-¿y cuanto tiempo piensan quedarse aquí? ¿Tienen algún plan para escapar? ¿Tienen alimentos?- comenzó a cuestionar Isaac- ¿armas para defenderse? ¿Nadie de ustedes ha sido mordido?

-tranquilo chico, no sabemos cuanto nos quedaremos aquí, yo calculo que unos tres o cuatro días, es lo que nos alcanza con la comida que tenemos, aun no sabemos a donde ir, y solo tenemos una pistola que era del velador (nochero) de la construcción, y no, ninguno de los aquí presentes fue mordido, el único que había sido infectado ya esta viendo pa’ dentro– dijo el obrero

Por los pocos minutos que llevaba esa conversación Isaac podía deducir que el obrero fungía como líder, el señor mayor era algo así como su consejero y los jóvenes solo estaban ahí por miedo, el lugar era bastante seguro, todo el territorio era bardeado por las altas laminas metálicas, la construcción constaba de tres pisos bastante espaciosos, pero no había nada mas aparte del suelo, las grandes vigas metálicas aun eran visibles, las escaleras eran improvisadas, no había muros en el centro ni nada que se le asemejara, a un costado había un remolque y en el fondo se veía la maquinaria pesada

-bueno, nos presentaremos, yo soy Isaac, él es Josh, Martin…- comenzó Isaac a nombrar uno a uno

-buenas tardes chicos, yo soy José, él es Quique…- el señor presento a todos

El grupo se formaba de la siguiente forma

José tenía 32 años, era albañil en la construcción

Quique tenía 45 años, era el encargado de la construcción

Jorge tenía 28 años y también era albañil

Daniel tenía 48 años, era el arquitecto

También había otro Carlos, el chico con el uniforme, trabaja en una farmacia frente a la construcción

Las chicas eran Selene y Karina, de 23 y 25 años respectivamente, ellas trabajaban en la farmacia, eran las cajeras

Lizeth era doctora, encargada de las consultas en la farmacia, tenia 35 años

-ok, si nos permiten, quisiéramos quedarnos aquí para escuchar esas noticias, a lo mejor dicen algo que sea de ayuda, aunque no lo creo, tenemos un poco de comida, podemos compartirla- comento Carlos

-pues no nos vendría mal un poco de comida, y pues, tampoco esperen que esto sea la gran cosa, no hay camas ni nada por el estilo, pero estaremos seguros detrás de estas vallas- respondió Quique

Mientras Martin y Carlos bajaban un poco de comida, los demás miembros del grupo charlaban con los nuevos integrantes

Campuzano sentía mareos, pero no le prestaba atención, según sabían, el virus se transmitía por la boca, no por sangre, o al menos no estaba confirmado

A las 7:30 de la noche todos se encontraban en el remolque, esperando que las ansiadas noticias comenzaran

-lo mas seguro es que tengamos una señal decente, o eso espero- dijo Daniel

-pues esperemos, por que esa nube se ve realmente amenazadora- respondió Gustavo, quien se asomaba por la ventana, se podía observar un gran nubarrón, totalmente negro, dentro, cada cierto tiempo, se podían observar los destellos de los rayos- no me esta gustando nada

-ojala y no interfiera con la señal. No me gustaría tener que romper esta cosa, aunque no tengo muchas esperanzas, no creo que nos vayan a decir algo nuevo a lo que ya TODOS nos dimos cuenta- comento Isaac

-pues si, es el gobierno, que puedes esperar de ellos, lo mas seguro es que estén metidos 50 metros bajo tierra y no vayan a salir en 20 años- comento Cholomike soltando una sonora carcajada

Algunos miembros del grupo rieron al oír la ocurrencia, sin embargo, Isaac, José, Josh y Carlos mantenían su atención en el sonido de estática de la radio

-…ensaje de emergencia, a las 8 en punto se comenzara una transmisión a nivel nacional donde se darán a conocer detalles para la población super… Buenas noches señores ciudadanos- se escucho en la radio, al instante el grupo entero dejo de reír- la situación a nivel nacional y mundial es critica, los datos sugieren que como mínimo, el 80% de la población se encuentra infectada por el Virus de Transmutación Humana Masiva o MHTV por sus siglas en ingles…-

-¿en serio? ¿MHTV? ¿Que esa no es la frecuencia del canal 5?- ironizo Cholomike interrumpiendo al Locutor

se tienen informes de todo el mundo, al parecer esto es un ataque coordinado, las principales ciudades han sido las primeras en caer, Tokio, Londres…-

mierda, ¿y los juegos olímpicos?-volvió a comentar Cholomike

Madrid, parís, Washington D.C, Los emiratos árabes y otras grandes ciudades sufren la misma situación, los primeros análisis sugieren que el virus se transmite por los fluidos, sangre, saliva, así como otros fluidos de carácter sexual…-

Al momento de escuchar esto Campuzano sintió un golpe en el estomago, lo que el creía eran mareaos debido a la tensión de la situación en realidad era el virus actuando dentro de su cuerpo

-el periodo de incubación del virus varia de 2 a 8 horas, aun no existe una cura viable, aunque se realizan esfuerzos constantes, la función del virus es reprogramar el cerebro humano devolviéndolo a funciones básicas, con el añadido de una orden de esparcimiento del virus, no se tiene conocimiento de excepciones a esta regla, los infectados son altamente agresivos, su fuerza y velocidad es humana, sin embargo no sufren cansancio como una persona normal, todo intento por razonar con los infectados resulta sumamente peligroso llegando incluso a causar la muerte, los medios mas efectivos para su eliminación son2, destrucción parcial del cerebro ó de su columna vertebral, intentar destrozar su miembros es inútil debido a su falta de percepción del dolor o sentido vital de auto-conservación, aparte de esta información, no se tienen mas datos sobre el virus, por otra parte, el gobierno de estados unidos ha tenido la iniciativa de la creación de fuerzas armadas especiales contra la infección, se planea una organización mundial con cede en todos los países, aun no esta confirmada la idea, pero se mantiene viable, esto es todo por esta noche supervivientes, soy Abraham Herrera Vega, cada dos días se realizaran reportes por este medio, esto se transmite a nivel nacional, se tiene pensado la creación de estaciones de información regional, sin embargo, por el momento es difícil, les deseo suerte, y ojala nos escuchemos pasado mañana… este es un mensaje de emergencia, dentro de 48 horas se llevara a cabo la transmisión de información a nivel nacional… esto es un men…-

La radio fue apagada, si bien la información no era algo que no supieran ya, había sido tranquilizador saber que al menos una parte de la sociedad seguía en funcionamiento, sin embargo, era obvio que la vida después de esto no seria igual

Se acabaron los días de comodidades y beneficios al ser humano, se lucharía día a día para ganarse un espacio entre los vivos, en este efímero mundo

-ok, como suponíamos, nada nuevo, ahora, quería preguntarles que tan viable es que nos dejaran pasar la noche y la tormenta que se avecina, aquí- comento Josh a José

-pues por mi no hay problema, pero me gustaría saber a donde se dirigen con esa caravana, ¿tienen algún lugar al que desean llegar?- pregunto Quique

– pues, si, tenemos planeado ir a Michoacán y refugiarnos en la casa de Carlos, dice que tiene terrenos amplios, podríamos cosechar ahí, según el hay mucha agua y esta alejada de la ciudad, eso nos daría una oportunidad-dijo Josh

– si no les molesta, yo quisiera acompañarlos, en mi infancia viví en el campo, tengo conocimiento sobre la siembra, podría apoyarlos en eso- dijo José

-y ustedes, ¿saben hacer algo que nos sea de ayuda en estos momentos?- cuestiono Isaac

A Liz (Lizeth) le pareció demasiado su fría forma de preguntar las cosas, temía que si alguno de ellos no les era de ayuda, lo abandonarían

-si, yo soy doctora y hasta ayer, estudiaba una especialidad en neurocirugía-comento Liz

-pues yo estudiaba medicina general, por eso estaba en la farmacia, así pretendía familiarizarme- dijo Selene

-yo se construcción, y manejo armas, siempre me he apasionado, sin embargo, no tengo ninguna-comento Jorge

-pues yo tengo conocimientos sobre los terrenos y ese tipo de cosas, quizá si necesitamos construir una presa, o alguna muralla por ejemplo- dijo Daniel

-pues yo no se mucho sobre eso, pero puedo ayudarles en todo lo que me pidan- dijo el joven Carlos

A pesar de su poca corpulencia, sus ánimos al hablar denotaban si jovialidad

-pues yo me podría encargar de darles de comer, se cocinar muy rico, o al menos eso me han dicho- dijo Karina con una sonrisa como sacada de una caricatura japonesa

-pues yo también se de construcción, se manejar maquinaria pesada y tengo conocimientos básicos en mecánica- dijo por ultimo quique

-pues esta bien, si los demás miembros de mi grupo están de acuerdo, no hay problemas en que nos acompañen, por cierto, ustedes comentaron ser de una farmacia cerna, ¿creen posible que nos llevemos algunas medicinas de ahí?, nos harán falta- dijo Josh

-pues yo tengo las llaves de la bodega y no le veo problema, a nuestro jefe se lo merendaron- respondió Karina haciendo una cara graciosa

-pues esta decidido, mañana nos iremos todos de aquí, pasaremos a la farmacia y nos encaminaremos a Michoacán- comento jovial Martin

-Esta bien, hay que descansar- dijo Campuzano con una cara de asco

-¿te encuentras bien? Te veo enfermo- pregunto vero

Instantáneamente el grupo volteo a verlo con severidad, Campuzano sabia que si no quería que lo echaran del grupo, no podía decirle a nadie de su condición

-no, estoy bien, desde que me levante sentí el cuerpo cortado, seguramente me dará gripa por la noche, y este diluvio no ayudara- dijo volteando a ver la entrada del remolque

Empezaban a caer los primeros gotones, los estruendos y flashes provenientes de los rayos surcaban el cielo

-Ok, vámonos a descansar, mañana nos levantaremos temprano- dijo Carlos

Pronto todos se acomodaron dentro de los coches, Campuzano se quedo en el remolque junto con Selene, ella cuidaría de el por la noche para ayudarlo en lo que necesitara

Eran ya las 10:25 de la noche y la lluvia no cesaba, el imponente y constante golpeteo del granizo en el capó de la camioneta no permitía el descanso de los chicos

Carlos pensaba si ir por la carretera seria seguro, o era mejor tomar la autopista, el camino por autopista atravesaba grandes extensiones de cultivos en medio de la nada, sin embargo, para entrar en ella había que atravesar la ciudad de Toluca, por otra parte, ir por la carretera se podía tomar en una salida a la altura de “La Marquesa”, pero atravesaba muchos pueblos pequeños

Sus pensamientos fueron interrumpidos por un ruido que su cerebro no supo distinguir, no estaba seguro si era su imaginación o solo el sonido del granizo golpeando la lámina

Se asomo por la ventanilla buscando movimiento en el exterior, vio que la puerta del remolque se abría lentamente, vio salir un cuerpo, no supo distinguir quien era, la lluvia y la neblina dificultaban la visión

Despertó a sus compañeros y les advirtió, todos se asomaron, escucharon un ruido mas, era la puerta de uno de los coches que se abría, de el salía Daniel, tardaron demasiado en reaccionar para identificar la silueta, era Campuzano que estaba bajo la lluvia torrencial, lo vieron correr hacia él, lo tomo desprevenido por los hombros y perdió su cara detrás de su cuello

Dentro de la camioneta todos observaron con horror la acción, tardaron unos segundos antes de reaccionar, Martin, Josh, Carlos e Isaac salieron con una de las herramientas en manos, Campuzano volteo a ver, sus ojos inyectados en sangre, las manchas rojizas en su playera y pantalón demostraban su nueva faceta

Isaac se adelanto unos pasos, Campuzano comenzó una furiosa carrera en busca de un poco de su blanda carne, Isaac asesto un certero golpe con la punta de la pala en el cuello, una sonrisa diminuta y una mirada extraña remataron la toma

Campuzano cayo al suelo enlodado bruscamente, aun en el piso se revolcaba, sufría convulsiones y salpicaba lodo a todos lados, Martin se encargo de terminar con ese espectáculo, tomo el pico con ambas manos y lo clavo justo debajo de la oreja

Jamie y Liz vieron la escena desde la cajuela de la camioneta, el charco de sangre se diluía entre el agua y lodo del suelo, voltearon a ver al remolque, con una mirada supieron lo que tenían que hacer

Josh y Carlos caminaron al remolque bajo la densa lluvia, mientras Martin e Isaac caminaron hacia el cuerpo de Daniel

Carlos dio el primer paso dentro del remolque, los papeles en la pequeña mesa y el suelo de madera presentaban grandes manchas de sangre, sobre la cama se encontraba el cuerpo desgarrado de Selene, tenia marcas de arañazos y mordidas por todo el cuerpo, le hacia falta un trozo de pómulo y su brazo tenia grandes zonas donde se veía el musculo al rojo vivo

Su cuerpo presentaba ligeros tirones, sus músculos se tensaban por segundos y su boca se abría y cerraba con fuertes chasquidos

Josh fue el encargado de rematar a la chica con un certero golpe de una pala en el centro de su frente, para estar completamente seguros repitió la operación tres veces mas para asegurarse de que no se levantaría de nuevo

Daniel yacía en el suelo, la sangre salía a borbotones de su cuello, los dientes de Campuzano habían perforado una gran arteria y ahora se convulsionaba en el lodo, a pesar de que José quiso ayudarle, tanto Isaac como Martin le hicieron entender que seria en vano, la radio había confirmado sus sospechas y ahora Daniel se encontraba dando los últimos suspiros de su vida como ser racional

En la cara de Isaac se dibujo una leve sonrisa al momento de golpear el cráneo del señor con la punta de la pala, de nuevo, Martin fue el encargado de rematar la acción

Dentro de uno de los coches Karina lloraba, su jovial sonrisa había desaparecido y era remplazada por unos casi inaudibles gimoteos, su sencilla y alegre vida ahora se había vuelto triste y sanguinaria

El cielo parecía estar de acuerdo con ella, después de estos acontecimientos la lluvia arrecio mas, las gotas caían incesantes, mientras en el horizonte solo se veía la sombra gris de la inminente catástrofe

Anuncios

dime que te parece! Deja tu comentario o Critica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s