School Apocalypse (cronológicamente)

bueno chicos, para todos aquello que empiezan a seguir este blog/ebook XD y no se pierdan ningun capitulo, aqui se los dejo acomodados cronológicamente, asi podran disfrutar desde el inicio sin tener que buscar los capítulos, gracias

CAPITULO 1

Odiosa escuela: Presentación

Sábado 7 de Julio del 2012

9:20 AM

CARLOS

-¡Carlos! ¡Carlos! Corre que se te hará tarde-gritaba su madre entrando a la habitación

Ese día, sábado por la mañana, se veía extrañamente especial, por alguna razón el aire se notaba distinto a otros sábados, el ambiente cargaba con una rara sensación que Carlos no sabia identificar, pronto recordó el porque

-Reposición de matemáticas- murmuro Carlos con desdén, mientras se metía de nuevo entre las cobijas alborotadas de su cama

La preparatoria-universidad donde estudiaba Carlos tenia una “política” en contra de la perdida de clases, en primer lugar los maestros deberían tener un 98% de asistencia mínimo a clase para poder ser recontratados al siguiente periodo de clases, solo se aceptaban justificaciones de índole medica, y solo cosas de gran importancia, infecciones contagiosas, accidentes que dejaran al profesor incapaz de caminar o que de alguna forma imposibilitaran la docencia

Claro que no siempre es así, viviendo en una gran ciudad como lo es el Distrito Federal, no se puede exigir algo de lo que nadie tiene control, el tráfico, un choque aquí, lluvias por allá, manifestaciones y cosas de ese tipo eran pan de todos los días para la gente que se transportaba dentro y fuera de la ciudad

Dado esto, existían excepciones a la norma y los maestros no sufrían el despido, mas su sueldo (y tiempo) se veía afectado por esto, por un lado esta las horas descontadas a la quincena y por el otro, debían reponer la clase sin goce de sueldo

Esto no agradaba a los maestros, mucho menos a los alumnos, pero así estaba estipulado en las normas del colegio

Carlos debía asistir a una de estas reposiciones, que por mayoría de votos, quedo el sábado a las 11:00 de la mañana

La escuela tenia también una regla parecida para el caso de los alumnos, ellos tenia un limite de faltas para poder aprobar la materia en cuestión, este limite era proporcional al numero de clases que se impartían de la materia a la semana, esto significaba que si la materia se daba 2 veces a la semana, se tenia un limite de 6 faltas, mientras que las materias de 1 sola clase por semana tenían un limite de 3

Sin embargo, para Carlos la asistencia a dicha clase extra era la diferencia entre repetir la materia y permanecer cuatro meses más, pagando colegiaturas y asistiendo a la escuela por una sola materia  ó aprobarla y poder realizar su tramite a la universidad

Esto debido a sus constantes inasistencias. Escapadas programadas con amigos hacia algún punto de la ciudad donde poder relajarse y disfrutar lo que el tiempo, lugar y circunstancias permitieran

Matemáticas era la clase más difícil por excelencia, al menos para la mayoría de los estudiantes, pero no para Carlos, si bien no destacaba por conocer todos los temas, tenía la virtud de comprender rápidamente y poder aplicar lo aprendido sin apenas ayuda del profesor

Esto le facilitaba las cosas para poder tomar ese tiempo de clases para divertirse sin temor a perder el tema por completo, bastaba con pedirle ayuda a algún listillo dentro de la clase o incluso al profesor las bases del tema, y durante el desarrollo de los ejercicios aprender lo restante

Su madre volvió a entrar en la habitación vociferando

-¡¿que no entiendes?! ¡Que te levantes antes de que te tire agua fría encima!-grito su madre tirando las cobijas al piso

Su madre sabia lo importante de aquella ultima clase, una semana antes le habían llamado para tener una cita con el orientador responsable de su hijo y este le había comentado la problemática que seria faltar a aquella ultima clase

-No pienso tirar mi dinero a la basura 1 cuatrimestre mas, tu bien sabes que últimamente el dinero apenas nos alcanza, ¡Así que te me levantas, y alistas para ir a la escuela!-comento su madre mientras tomaba la toalla tirada en el suelo y se la aventaba en la cara

Seguidamente salió de la habitación para prepararle el desayuno a  Miriam y Miguel, sus hermanos cerrando la puerta tras de si

Carlos tomo unos minutos para salir de su pereza, aquella reposición no podía ser mas molesta, tendría que aguantar 2 horas de clase repetida sobre un tema que había comprendido en 10 minutos, pero del cual los revoltosos del salón no sabían ni el titulo, debido a ello se repasaría antes del ultimo examen parcial y si por si no fuera suficiente se perdería del viaje a Michoacán preparado por su familia a Michoacán, al sur del país

Su abuela tenia una casa allá y pensaban quedarse 2 semanas viajando por dicho estado, si bien no se perdía el viaje completo, no disfrutaría de la comodidad de viajar en la caravana conformada por 3 camionetas de tamaño regular y 2 coches con su familia, perdería ese lujo de poder parar en cualquier estación de gasolina y comprar golosinas, frituras y refrescos al por mayor, de poder estirar las piernas e incluso pasar al sanitario.

Lo cambiaria por un horrible viaje en autobús, donde las únicas golosinas serian un jugo y unas galletas, donde el sanitario se tambaleara con cada vuelta o bache en el camino, donde la única distracción seria la horrible película transmitida por las pequeñas y casi inaudibles pantallas, sufriendo el horrible calor del verano encerrado en el interior, con un barullo de gente de distintas edades, niños gritando y llorando, conversaciones entre señoras que se escuchaba hasta en los coches del carril continuo y demás decepciones

Se baño recordando los balnearios y ríos que visitaban sin falta en cada visita, las aguas termales con temazcal que le esperaban en lo alto de una montaña a 30 minutos en coche de la casa, mientras se vestía recibió un mensaje de su Jamie

Que color prefieres, rojo o negro?-decía el mensaje

Ambos, por qué?- respondió rápidamente Carlos un tanto extrañado por la pregunta

Para los trajes de baño tontito! ; ) – leyó a los 5 minutos en la pantalla del celular

Jamie acompañaría a Carlos en el viaje, solo después de haberse sacrificado el ultimo cuatrimestre para obtener mejores calificaciones y que Carlos hubiese rogado a su madre permitirle ir, haber hablado ambas madres asegurándole la seguridad de su hija, que no los dejaría a solas y cosas por el estilo

ya te quiero ver =L – fue lo único que atino a responder Carlos teniendo en mente el cuerpo semidesnudo de su novia enfundado en un traje de baño muy revelador, aun sabiendo que sus expectativas eran demasiadas, esperaba algo mas sutil debido a la naturaleza tímida de Jamie

Después de terminar de arreglarse y bajar saltando de dos en dos las escaleras rumbo al comedor, eran las 9:50 y el tiempo de recorrido a su escuela rondaba los 50 minutos

Tomo asiento con un vaso de leche y una charola de pan frente a él, comenzó a desayunar mientras su madre le recordaba

-Los boletos son para el camión de las 5 de la tarde, llegaras alrededor de las 10 de la noche a la estación de Ciudad Hidalgo, toma – dijo estirando la mano hacia el- son 200 pesos, suficiente para que coman tu y Jamie, y llegando allá tomen el taxi que los lleve al pueblo

Carlos daba grandes bocados al pan mientras escuchaba

-No quiero tonterías de que perdieron el camión, ¿ok? – enfatizo su madre sabiendo que acostumbraban distraerse entre besos y demás

-si mamá, ya se, me lo has dicho toda la semana- dijo Carlos poniendo el vaso sucio en el fregadero

-que bien que ya sepas, no quiero que se te olvide- dijo su madre terminando la conversación

Carlos tomo su mochila y encamino hacia la puerta de salida, pero se detuvo cuando su madre le dijo

-¿y mi beso de despedida?- dijo levantando la mejilla

-Hay madre, como si no nos fuéramos a ver nunca mas- dijo mientras daba un beso sonoro en la mejilla de su madre

Salió corriendo a tomar el microbús que lo dejaría en el paradero, del cual salía otro microbús que lo dejaría frente a su escuela

Aun sin ánimos entro al aula asignada para aquella horrenda clase extra, sin embargo no podía ocultar su alegría al ver entrar a su compañero de aventuras y mejor amigo, Miguel, mejor conocido como Cholomike, era el quien generalmente lo sacaba de clases para salir en su camioneta a dar un paseo por el sur de la ciudad, ir al cine, a comprar videojuegos, o simplemente pasear

Desde el inicio dudo de su asistencia, ya que, al igual que el, tenia 6 faltas, la diferencia era que a él no le importaba demasiado recursar la materia, era muy despreocupado, le interesaba mas pasarla bien en lo que cabe dentro de la escuela, tenia 18 años y la vida le era fácil, su padre era  dueño de una bodega dentro de la Central de Abastos, hacia constantes viajes a distintos puntos del país, su posición económica era bastante buena y la escuela era mas un requerimiento que un gusto para el, ya que tenia el puesto asegurado como subjefe dentro del negocio familiar

Cholomike era una persona alta, un tanto desgarbada, corpulento debido al tipo de trabajo que requerían en el negocio, pero aun así con unos kilos de mas, de pelo castaño claro y muy rizado

Este al pasar junto al asiento de Carlos lo saludo y empujo la banca hacia delante para poder el sentarse detrás

-¿Que paso man? fue el saludo de Cholomike, dando a Carlos una palmada en la espalda

-pensé que no vendrías-dijo Carlos volteándose sobre la silla

-¿y dejarte solo? ¡Jamás!- dijo riendo Cholomike

Comenzaron a hablar de cosas triviales, sobre lo que harían en Michoacán, y otras tonterías,  a pesar de no poder llevar la camioneta iría de vacaciones con Carlos ya que su padre se lo permitió solo si pasaba al menos la mitad de sus materias con un mínimo de 7

Reprobó 2 de 5, y en las demás saco un promedio de 8, para el eso era un orgullo y sentía que merecía esas vacaciones más que cualquiera de las personas que figuraban en el cuadro de honor escolar con promedios superiores al 9.7 general

Mientras ellos charlaban se empezaron a escuchar gritos en el pasillo

-..erda hazme caso! Que es en este edificio, ¡yo si me fije bien!- se escucho cuando un grupo de 3 chavos se postro frente a la puerta, miraron al interior, el mas robusto y alto de todos, que cargaba un uniforme completo de football americano en un brazo y en el otro una pequeña mochila de la que colgaba un casco bastante gastado con marcas de los golpes recibidos seguramente por otro casco, otro mas delgado pero igual de corpulento con los músculos muy marcados también cargaba con el mismo uniforme para juego, el tercero, muy delgado y alto, casi esquelético,  tenia ropa de skater y un tono pálido en la piel, parecía no haber dormido bien ya que tenia unas marcadas ojeras debajo de los ojos

-¿que materia es aquí?- soltó la pregunta al aire dentro del salón el jugador más delgado

-matemáticas financieras-respondió una chica sentada junto a la puerta

-gracias amor- contesto el para justo después ser jalado hacia el pasillo

-pinche Martin, deja de coquetearle a la niña y vámonos, te dije que no era este edificio, ¡Pendejo!- se escucho mientras los tres se alejaban por el pasillo

-¡tu cállate pinche Josh de mierda!- fue lo ultimo que alcanzo a entender Carlos antes de solo escuchar el murmullo

-¿ellos serán de universidad? – pregunto Cholomike

-creo que no, al parecer también ya van de salida de la prepa, pero no estoy seguro- contesto Carlos

2 horas después la clase terminaba en medio de un desastre total, los revoltosos del salón tenían celulares con la música a todo volumen mientras el profesor terminaba de revisar los ejercicios de algunos chicos antes de dar permiso de salir

Carlos recibió un mensaje en su celular

Donde te veo amor?- era de Jamie, habían quedado de verse a la 1 PM después la clase para ir a comer y luego esperar el camión

en la cafetería– fue la respuesta de Carlos

La cafetería estaba en el edificio de a lado, en la planta baja, Carlos pensaba comer ahí, tenían un menú de comida corrida que incluía un guisado (nada extraordinario) con jugo o agua de sabor y fruta, era lo suficientemente barato y no perderían tiempo buscando donde comer

Quince minutos después se encontraban Cholomike, Jamie y Carlos sentados en una mesa circular platicando amenamente

-hace mucho que los conozco, a ambos, y aun no se como se conocieron ustedes- dijo Cholomike mientras recibía las ordenes de comida y las repartía

-¿como no? Ya van varias veces que te lo contamos- respondió Carlos tomando un bocado de chilaquiles

-no es cierto, nunca me han dicho, ¿verdad que no Jamie?- gesticulo Cholomike antes de introducir una gran cucharada de arroz en su boca

-claro que si, mínimo unas 5, eres muy olvidadizo Cholomike-respondió Jamie tomando una pequeña rebanada de melón

-pues cuéntenmela de nuevo, me da risa su primer encuentro

Jamie se puso notablemente ruborizada ante el comentario

-calla, que no es gracioso, bueno si pero…-

-¡pero nada!- dijo Cholomike aun con un trozo de pechuga de pollo empanizada dentro de la boca

-bueno ya que te quieres divertir, que Carlos te la cuente, a mi me da pena recordarlo- dijo Jamie mientras cortaba un pequeño trozo de bistec

-pues… nos encontramos yo en el 4° cuatri  y ella en el primero, en las rondas de antidoping que realiza la escuela y pues, chocamos en el pasillo cuando yo regresaba del baño con mi muestra y ella salía del baño de niñas…-

-si malditos antidoping’s,  para que quieren mi pipi, podrían mejor sacarme unas gotas de sangre y no hacernos jugar al tiro al blanco con los botecitos- interrumpió Cholomike soltando una gran carcajada

-lo se, el chiste es que ella y yo chocamos y yo derrame mi muestra en el piso por que no había cerrado bien, por poco y la mojo-dijo esto ultimo abrazando a Jamie y dándole un beso en la mejilla

-si, de ahí nos empezamos a conocer y míranos ya 1 año y pico-dijo Jamie devolviéndole el beso

-si tortolos, pero vamos que aun tenemos que llegar a la central de autobuses- interrumpiendo el beso que Jamie y Carlos disfrutaban- llegando allá te la comes, y no solo a besos ¿e?-dijo guiñándole un ojo a Carlos

No pudieron evitar soltar una carcajada los tres al unísono, ante las ocurrencias de su entrañable amigo

Cuando se disponían a salir de la cafetería comenzó a sonar la alarma sísmica de la escuela

-Pero si ni esta temblando- dijo Carlos caminando hacia la salida observando si los ventiladores del techo oscilaban

-no pero quizá es algo grave, mejor les hacemos caso- comento Jamie jalando a Carlos hacia fuera

-da igual, si se cae el edificio yo lo sostengo, ya vez uno que esta bien mamado– comento Cholomike bromeando

-cállate y salgamos- dijo Jamie con una sonrisa ante la ocurrencia

Era claro que no temblaba sin embargo vieron pasar a los señores encargados de la seguridad interna de la escuela (comúnmente llamados Seguritecs) correr hacia el portón que daba a la calle Avena

Los tres amigos caminaron entre la gente recibiendo empujones por todas las direcciones, nadie sabia que pasaba pero se alarmaron mas cuando paso el guardia del área de cajas corriendo con escopeta en mano, según tenían entendido cuidaba el cajero automático y las cajas, siendo el único autorizado para portar una escopeta dentro del plantel

De entre la multitud de gente que acudía al lugar resaltaban las tres figuras de los chicos de football americano, sobresalían sus cabezas sobre la mayoría de los jóvenes, y si no fuera suficiente levantaban el casco con una mano para no perderlo entre la marea de gente que no paraba de llegar desde los tres edificios circundantes

A pesar de ser sábado, la escuela se encontraba bastante poblada, Carlos miro alrededor y pensó, serian unas mil personas, incluyendo a las secretarias maestros y personal de intendencia que se mezclaban entre estudiantes de universidad y otros pocos de preparatoria que acudían por la misma razón que Carlos y Cholomike

El pánico se desato entre la multitud al escuchar las detonaciones provenientes del portón, todos comenzaron a correr hacia el estacionamiento del plantel, al ser un colegio de educación privada, acudían a el muchos jóvenes de familias acomodadas que disfrutaban el lujo de ir a la escuela en auto

Pronto se escucharon decenas de coches encendiendo el motor casi al unísono, para seguidamente escuchar el chirrido de las llantas al dar la cerrada vuelta hacia la salida del estacionamiento

Seguían escuchándose detonaciones de escopeta, mientras Carlos, Jamie y Cholomike corrían hacia las escaleras del estacionamiento esperando subir a la camioneta de Cholomike, pero detuvieron su carrera al escuchar el tronar de algo, se asomaron y vieron a dos automóviles a mitad del camino a la salida parados, al parecer chocaron cuando uno de ellos daba la vuelta sin fijarse

Desecharon la idea de salir de ahí en la camioneta, fue entonces cuando Jamie se dio cuenta de algo que paso inadvertido por los demás, las detonaciones de la escopeta habían cesado

-sea lo que sea, creo que ya lo controlaron- dijo Jamie a ambos chicos

-tienes razón, quizá ya…- Carlos fue interrumpido por el estruendoso sonido de un megáfono

-a toda la población estudiantil se le ordena subir al auditorio, los docentes y personal administrativo deben acudir inmediatamente a la dirección general, repito a toda la población…- rezaba la mujer hablando por el megáfono

Los tres corrieron subiendo las escaleras rumbo al auditorio seguidos por cientos de personas, cuando subieron al tercer piso, en el que se encontraba el auditorio estaban dos Seguritecs con las puertas abiertas de par en par, entraron corriendo, dentro les esperaba la directora del plantel con otro megáfono

estudiantes de preparatoria a mi derecha y los de universidad a la mi izquierda –decía mientras hacia señas con las manos- repliéguense a los muros dejando el centro del auditorio libre, jóvenes que sufran heridas o presenten shock nervioso al fondo– repetía una y otra vez la directora

-¿Heridas? ¿Shock nervioso? ¿Pues que rayos ha pasado?- pensó Carlos

-miren allá- dijo Cholomike señalando a un chico que sangraba abundantemente del brazo izquierdo- ¿y a ese que le paso?- comento señalando a otro joven que se tapaba la cara con una playera totalmente ensangrentada

Jamie tomo de la mano a Carlos con fuerza, mientras este miraba estupefacto como seguía entrando gente con heridas en distintas áreas del cuerpo, algunas mas grande que otras, también llegaban chicas y chicos con la cara pálida y los ojos desorbitados

Pronto reconoció a alguien entre la multitud de gente que continuaba llegando

Era el tal Martin que cargaba a una chica de unos 20 años en brazos al parecer desmayada, tenía una mordida a la altura del antebrazo, y dejaba un rastro de sangre muy notorio en contraste con el azulejo blanco y gris que tapizaba el pasillo de entrada al auditorio

Detrás de él se encontraban Josh y “el flaco” que ayudaban a uno de los Seguritecs a caminar apoyándolo en sus hombros

¿Que tanto había sucedido en el portón? ¿Acaso era un atentado contra la escuela o algo parecido?

-…ro el maldito se lanzo a atacarnos, parecía poseído, no era normal, abria la boca como queriendo tragarnos de un solo bocado- vociferaba el chico haciendo ademanes con ambas manos simulando la boca abierta- por desgracia tomo a lucy por la pierna y le clavo los dientes, el muy hijo de puta le desgarraba la ropa con tal de llegar a su piel y…-

Capitulo 2

Falsa Calma Después de la Tormenta

La incertidumbre era total, los tres amigos se encontraban en una esquina mientras veían llegar a más gente en hombros, Seguritecs con el uniforme desgarrado y todos compartían la característica mancha de sangre, algunos en menos cantidad que otros

Disimuladamente se iban acercando a la parte trasera, querían saber que había pasado, y poco a poco los jóvenes en shock se recuperaban, al estar suficientemente cerca pudieron escuchar uno de los testimonios

-…ro el maldito se lanzo a atacarnos, parecía poseído, no era normal, abría la boca como queriendo tragarnos de un solo bocado- vociferaba el chico haciendo ademanes con ambas manos simulando la boca abierta- por desgracia tomo a Lucy por la pierna y le clavo los dientes, el muy hijo de puta le desgarraba la ropa con tal de llegar a su piel y…-

-tranquilo, descansa un poco y me sigues contando, toma un poco de agua y relájate- le dijo la señorita a la que le relataba lo sucedido- acompáñame- se levantaron y dirigieron su andar hacia los garrafones llenos de agua que se encontraban en el escenario del auditorio

Cuando parecía haber llegado toda la gente a resguardarse en el interior de aquel gran salón habían pasado alrededor de quince minutos ya desde el sonido de la alarma sísmica

-¿escuchaste? Creo que algún animal se soltó y comenzó a morder a la gente- comento Carlos

-no lo creo, al menos no solo es uno, ningún animal seria capaz de morder a tanta gente en tan poco tiempo- dijo Jamie señalando a la multitud de heridos al fondo del recinto- además, si fuese un animal como un tigre o algo así, la gente se habría alejado de él, ¿no lo crees?

-tiene razón, por lógica si vez a un animal salvaje te alejaras, no dejaras que pasee entre la multitud sin que nadie le preste atención-ironizo-  es absurdo pensar eso- comento Cholomike un tanto serio mientras no apartaba la vista de una chica que se convulsionaba sobre la alfombra gris que tapizaba el auditorio

-pues al parecer ya es toda la gente- dijo Carlos al ver a los Seguritecs cerrar ambas puertas

La escena era preocupante, dentro del auditorio había al menos 1000 personas, la mayoría de carreras universitarias, y al menos 30 heridos entre hombres y mujeres sentadas o incluso acostadas al fondo del auditorio

Todo mundo se sobresalto al escuchar un chirrido proveniente del megáfono que la directora del plantel acababa de volver a encender

Esta se encontraba en el escenario y todo mundo quedo quieto y en silencio muy atento a lo que tendría que decir la autoridad del plantel respecto a lo sucedido

-chi…-carraspeo levemente- chicos… esto es difícil de explicar…-hizo una pequeña pausa mientras tomaba un trago del vaso con agua que le llevo una señorita- pero quiero asegurarles que aquí estarán seguros, como pueden ver- dijo extendiendo una mano en dirección al fondo del auditorio- algunos de sus compañeros sufrieron heridas, algunas de gravedad, pero también nuestro equipo medico interno se encuentra apoyando en todo lo posible- hizo otra pausa cuando, dentro de la comunidad estudiantil comenzaron a murmurar- pero como dije, pueden estar seguros que nada les pasara mientras estén bajo nuestro cargo, ya se esta solicitando apoyo a los policías de la zona para poder controlar la situación y permitir que todos ustedes vayan con seguridad a su cas…-

-¡¿Pero que rayos fue lo que paso?!-  Grito un chico alzando la mano interrumpiendo el discurso- ¡¿es seguro allá afuera?! Tengo compañeros y amigos que se encontraban en la calle para comer, ¡¿Qué les paso?!

Se volvió a escuchar el revoloteo de los murmullos en el aire mientras la directora pensaba en como responder aquella pregunta sin alarmar a los estudiantes

-a decir verdad, no lo se con certeza, yo me encontraba dentro de una junta cuando llego alguien a informarme sobre lo sucedido…-hizo una pausa observando la reacción de los jóvenes-… pero les repito, estarán seg…-

Fue nuevamente interrumpida, por un chico del fondo, se había levantado gracias a que dos de sus compañeros lo sostenían en brazos

-si me permite directora, creo que merecen saber que sucede y no solo falsas esperanzas de que nos protegerán- espero algún comentario por parte de la directora, sin embargo, ella le hizo el ademan de subir al escenario

Apoyado en sus compañeros subió con dificultad las pequeñas escaleras del escenario mientras otro joven llevaba una silla al centro del escenario

El chico tomo asiento y respiro hondo, bajo la luces de los reflectores apuntando a su cuerpo, el testimonio de su presencia en el incidente era mas que evidente

Era un chico de alrededor 20 años, calculo Carlos, delgado y de estatura promedio, utilizaba lentes, la gran mancha de sangre contrastaba con el color amarillo de su playera, resbalaba desde su hombro derecho hasta llegar a su cintura, tenia pequeñas gotas de sangre salpicada sobre cara y cuello de ese costado del cuerpo,  su pecho detonaba respirar con dificultad y su cara demostraba el dolor que sentía en la herida

-ho… hola- fueron las primeras palabras del chico al entregársele el micrófono del megáfono- bueno, les contare lo sucedido- alzo su brazo izquierdo para sobar el hombro derecho-mi grupo de amigos y yo estábamos comiendo en el puesto de quesadillas a un lado del portón… de repente escuchamos a una chica gritar, al voltear vimos a un señor de unos 30 años mordiendo su brazo mientras la jalaba hacia la calle, después otro grito, esta vez de un chico nos hizo voltear hacia la avenida Ermita, el chico tenia encima suyo a otras 3 personas mordiendo distintas partes del cuerpo, de pronto una lo soltó, de su cuello salía un gran chorro de sangre, de repente todo fue confuso, se dispersaron y simplemente nos comenzaron a morder conforme nos veían, soltaban a uno, y atacaban a otro, fue cuando intentamos entrar en la escuela, vimos salir al guardia de la escopeta y…- el chico tocio un poco, detuvo su narración por el intenso dolor de su hombro, la directora se le acerco pero el prosiguió segundos después

– nos metimos corriendo y detrás nuestro escuchamos los escopetazos, pero pronto unas 5 personas de distintas edades entre hombres y mujeres se arremolinaron a su alrededor, fue espantoso escuchar los gritos de dolor que el señor profería-hizo nuevamente una pausa y se tallo los ojos- al entrar vimos que de nuestro grupo faltaban dos chicos y una chica, quisimos volver pero fue demasiado tarde… los Seguritecs cerraron el portón y alrededor de 30 o 40 personas intentaban entrar, metían sus manos a través de los barrotes y no paraban de gritar- paro de hablar y se tomo fuertemente del hombro, pronto tenia a sus dos amigos ayudándole a bajar del escenario

Los comentarios entre los alumnos no se hicieron esperar y segundos después los murmullos sobre posibles causas se escuchaban por todo el auditorio

-si lo que dice el wey ese, es cierto, estamos ante la llegada de los zombies-comento Cholomike a modo de chiste, sin embargo ni Jamie ni Carlos rieron

Por más absurdo que parezca la situación, esa era la realidad, sin embargo aun no tenían la certeza de si era contagioso… en ese caso, aquel auditorio seria la tumba para la mayoría de la gente ahí presente

Dos horas después se veía entrar al personal de la escuela con charolas llenas de sándwiches y paquetes completos de jugo

Rondaban las 4:30 y los heridos ya habían sido vendados, la mayoría yacía inconsciente en el alfombrado  mientras eran observados cuidadosamente por el equipo medico de la escuela esperando alguna mejoría en su estado de salud

Los demás alumnos estaban recostados o sentados en el piso cerca del escenario, recibiendo el sándwich y jugo que repartían a todos, Carlos, Jamie y Cholomike se encontraban sentados en una de las esquinas cercana a la salida trasera del auditorio

Mientras comían el pequeño sándwich entregado observaron a la sala de control del auditorio, se podía apreciar a la directora y personal de la escuela en una acalorada discusión

-¿crees que sean zombies como en las películas y juegos?- cuestiono Jamie a Cholomike

-No lo creo, pero, ¿no seria genial?-dijo dando un golpe en el brazo a Carlos

-pues no sé que decirte, por un lado seria divertido poder matar gente sin temor a ir a la cárcel, por otro, esta el hecho de que seria el fin de la civilización como la conocemos, ósea, no mas tele, teléfono o internet, dulces o comodidades como ir al parque de diversiones y cosas así- dijo Carlos un tanto preocupado

-y nuestras familias- concluyo Jamie

-pues tu familia esta en Michoacán, así que no tienen tantos problemas como nosotros aquí, pero la tuya Jamie?- pregunto Cholomike

-pues se suponía que mi madre estaría trabajando y mis hermanos en casa de mi abuelita cerca de Xochimilco- respondió Jamie deseando se encontraran en mejores situaciones que ellos

Carlos no dejaba de dar una mirada cada cierto tiempo hacia el área donde se encontraban los heridos, seria catastrófico que en verdad fuesen zombies y de un momento a otro se levantaran para merendarse a todos

-pero si esos son zombies, la pregunta seria, ¿que haremos?- dijo Carlos

-correr hacia lugares no habitados, una granja en medio del campo, en lugares poco accesibles donde tener agua y poder cosechar comida- respondió alguien detrás de el- hola, yo soy Josh, el Isaac y el otro es Martin- dijo el corpulento jugador señalando “al flaquito” y al otro jugador respectivamente- mucho gusto, no pude evitar oír su conversación y cabe la posibilidad que lo que dicen sea cierto

Para entonces el grupo de Carlos y el de Josh ya formaban un círculo, Josh y Martin portaban el uniforme de americano azul, pero sin el casco, el cual cargaban en una mano, Isaac se encontraba ensimismado  observando a la cabina de control, tratando de deducir lo que se discutía

-si tienes razón, conseguir armas y refugiarnos en un lugar lejos de las ciudades-complemento Cholomike

-si, pero recuerda que no estamos en estados unidos y no encontraras una escopeta en cada casa, la gente normal no porta pistolas y estoy segura que las bases policiales y militares serán las primeras en cerrar sus puertas- espeto Jamie

-Eso es cierto, sin embargo cabe la remota posibilidad de poder salir de la ciudad utilizando armas caseras, cuchillos y bates de beisbol, son una posibilidad, en el centro hay tiendas de deportes donde podríamos conseguir cosas más especializadas para supervivencia, lámparas, casas de campaña y cosas de ese tipo- recomendó Isaac siendo la primera vez que lo escuchaban hablar

-si, creo que se donde están, sin embargo no hay que sacar conclusiones, aun no sabemos si en realidad son zombies- comento Carlos mirando a los heridos en el fondo del auditorio, algunos se movían como si tuviesen pesadillas

-pues yo no me lo pensaría 2 veces, hace unas semanas leí en internet la noticia de un chico que le comió el rostro a otro tipo, a plena luz del día en los ángeles-comento Cholomike

-pero tenia entendido que ese wey andaba drogado y no sé que tanto ¿o no?-recordó Martin

-quien sabe, quizá así lo manejo el gobierno para no causar pánico, ¿que tal y es un experimento y se les escapo? Mejor, en caso de que sean zombies, hay que planear algo- bromeo Cholomike con una sonrisa, el hecho de sentirse viviendo en alguno de sus tantos videojuegos favoritos le mantenía emocionado ante la situación

-pues si conseguimos llegar a Michoacán, tendríamos lo que pediste Josh, agua, terreno complicado, y lugares para cosechar, mi familia tiene una casa allá y pues, estoy seguro que los granjeros de por ahí tienen armas, alguna vez acompañe a mi tío a cazar- comento Carlos

-si pero, para ello tendríamos que cruzar la ciudad para tomar la autopista que nos lleva hasta allá si no me equivoco, además de que si son zombies y llegaron aquí, nadie nos asegura que en toda la ciudad no suceda algo parecido-dijo Isaac

-estas en lo correcto de nuevo, y con eso de que en la ciudad somos rete poquitos…-ironizo Martin

-si, pero si logramos organizarnos podríamos salir sin tanto problema, pero tardaríamos algunos días en salir, creo que es mejor no apresurarnos y…- dijo Carlos antes de ser interrumpido por un grito

Volteo rápidamente la cabeza para ver la sangrienta escena, un chico tenia el cuello de una joven de alrededor de 25 años entre los dientes, la cara desfigurada por el dolor era digna de remplazar a “El Grito”, el rojo vivo de la sangre fluía por su camisa hasta la alfombra donde estaba arrodillada

Carlos volteo a ver a Jamie que miraba el espectáculo, Cholomike tenía los ojos como platos, sus lentes eran incapaces de disimular el pánico en su mirada, Josh e Isaac ya se incorporaban jalando a Martin

Carlos tomo a Jamie que a su vez jalo a Cholomike, todos salieron corriendo hacia la puerta trasera, Carlos dio un último vistazo y su cerebro capto una imagen que no olvidaría jamás, quedaría grabada por siempre en su memoria

Una docena de gente corriendo en la misma dirección que ellos, detrás, un chico tomando por el cabello y jalando a una joven, una chica de no mas de 18 años atacando a la directora, jalando su traje color blanco mientras hincaba el diente en su brazo, personal de intendencia acorralado contra la puerta, los sándwiches a medio comer conformaban la nueva alfombra y en lo alto, en la cabina de control un señor de espaldas contra el vidrio con un chico sobre el mordiendo a la altura de la cara, manchando el vidrio aledaño de sangre

Jamie necesito jalarlo de la sudadera para que no dejase de avanzar, pronto tenían unas 40 personas corriendo tras ellos, seguidos de un grupo mas reducido de “infectados” que pronto dio alcance a los rezagados, si paraban de correr seria el fin para el grupo

Subieron las escaleras del estacionamiento hasta llegar al techo del mismo, de ahí, tomando aire y sacando valor de cada célula del cuerpo saltaron sobre la carpa que cubría las escaleras y pasar del techo del estacionamiento hacia el techo del edificio, el techo del auditorio en si, cuando se creyeron a salvo voltearon a ver el camino recorrido, detrás de ellos ya solo quedaban 20 personas, mientras que el resto yacía tirado siendo devorados vivos por infectados, que al dar el primer mordisco, soltaban y se abalanzaban sobre la persona mas cercana, pronto llegaron a la lona e intentaron subir, la mayoría no coordinaba lo suficiente para saltar y tomar el tubo mas sobresaliente, perdiendo el interés y regresando al interior del edificio

-¡¿Que mierda a sido eso?! ¡¿Los desmayados se han levantado y comido a todos en el auditorio?! ¡Pero que mierdas son, ustedes los invocaron!-vocifero Martin

Después de todo la idea de Cholomike no había errado, el grupo de veinte y tantos jóvenes se volteo a ver unos a otros, aquello era algo que jamás pensaron fuera a suceder en realidad

Parecía una gastada trama Holliwoodense, la única diferencia, es que no estaban siendo grabados y el hecho de que todo era real y no solo sangre artificial y efectos especiales

¿En realidad eran zombies? ¿Qué cosa desataría ese caos? ¿Estaría sucediendo en todo el mundo o solo en el DF?

CAPITULO 3

Escape de la Muerte

-hola yo soy Gustavo y ella es vero, aquel sentado es Abraham- dijo señalando a un chico sentado a la orilla del edificio con la mirada atenta en las calles

-mucho gusto, yo soy Carlos, Jamie y Cholomike

Estas fueron las primeras palabras escuchadas, después de quince agonizantes minutos a la espera de novedades respecto a su huida

El grupo se encontraba en desconcierto, la mayoría miraba en las calles de los alrededores buscando señales de apoyo

Sin embargo, el único movimiento que se veía era el de los infectados agrupándose alrededor de las entradas al campus

El sonido de los gruñidos y gemidos provenientes la calle eran una constante, de vez en cuando se escuchaba el grito desgarrador de una chica o chico, que habría sido encontrado y devorado por sus compañeros previamente infectados

Poco a poco, después del impacto mental, los chicos se presentaban

-ok, somos 21, aquí no podremos resguardarnos mucho tiempo, hay que pensar en hacer algo-comento Josh tomando la iniciativa

El grupo era conformado por seis mujeres, Jamie, Ana, Verónica, Casandra, Stacy y Andrea, y quince hombres, Carlos, Cholomike, Josh, Isaac, Martin, Abraham, Gustavo, David (le gustaba ser llamado por su apellido, Campuzano), Steve, Bryant, Claudio(al que apodaban Pollo), Abraham (al que apodaban Choche), Cerón, Alejandro y Emilio

-pues no creo que ellos nos dejen salir por la buenas, dentro de la escuela hay por lo menos 1000 personas, y a eso le tienes que sumar a los cientos que nos esperan en las calles aledañas-comento Bryant señalando los cuerpos que se movían robóticamente entre las calles aledañas a la escuela

Aquello era realmente desesperanzador, en la avenida Ermita, había cientos de coches varados en mitad de la calle, algunos otros se habían estrellado contra postes y locales en la acera, incluso había un camión de pasajeros volcado, por lo visto se había descarrillado en el puente que cruzaba el Eje 3

Mas a lo lejos, enfocando un poco la vista hacia el centro de la ciudad, se podían apreciar varias fumarolas provenientes de lo que seguramente serian edificios de oficinas y mercados

Por si el caos en la ciudad fuera poco, el cielo se notaba amenazantemente gris, la tormenta que vaticinaba seria solo un problema mas estando a la intemperie

-no podremos quedarnos mucho tiempo aquí, va a empezar a llover y no tenemos con que cubrirnos, no tenemos comida y con el sol que hace por las tardes, pronto moriremos de insolación-comento Bryant tomado de la mano de Cass (Casandra)

-pero con esas cosas ahí fuera, poco podemos hacer- comento Stacy

-yo digo que podemos refugiarnos en algún salón y si no hacemos ruido podríamos pasar desapercibidos-dijo Campuzano

– eso puede ser cierto, sin embargo creo que es un tanto arriesgado- refuto Choche

Entre discusiones sobre si bajar y tratar de refugiarse en alguno de los salones era o no una posibilidad dieron las 6 de la tarde

El grupo quedo, a final de cuentas, dividido en 2, el grupo mas grande, conformado por Jamie, Carlos, Cholomike, Josh, Bryant, pollo, choche, Gustavo, Martin, Abraham, Isaac, Bryant, Cass, Ana y vero, pensaban que bajar les daría mayores posibilidades de sobrevivir

El grupo mas pequeño, conformado por Stacy, Emilio, Steve, Cerón, Alejandro y Andrea, tenían como argumento que en algún momento pasarían helicópteros sobrevolando la zona y los verían en el techo, bajarían al helipuerto y los rescatarían, llevándolos a algún lugar con presencia militar

A Carlos y Cholomike aquello les parecía pensar demasiado positivo, y les parecía preferible morir a manos de la horda de infectados que esperar un milagro en el techo de la escuela

-esta bien, no los podremos obligar a seguirnos, sin embargo les advierto que nosotros bajaremos, tomaremos comida y agua de la cafetería y nos largaremos de aquí lo mas pronto posible, tenemos 2 coches y una camioneta en la cual pensamos escapar antes de que esto se vuelva nuestra tumba-le dio el ultimátum Josh que había tomado la posición de líder

-¡pero no podremos dejarlos así nada mas! Si nosotros sacamos la comida ¿ellos que comerán mientras esperan?- dijo vero

-pues podemos traerles una parte para al menos 2 días, si no llega SU ayuda para entonces, creo que su única oportunidad será salir a buscar mas- dijo Isaac

-decidido, ¡nos largamos ahora mismo!-Dijo Martin con entusiasmo

-pues primero hay que pensar que haremos cuando bajemos de aquí, si no mal recuerdo hay un coche atravesado en la salida del estacionamiento, cientos de zombies dentro y otros cuantos miles fuera, crees que nos dejaran pasar así no’ mas?- comento Isaac

-tiene razón, y como les había comentado, mi opción es irnos a mi casa de Michoacán-dijo Carlos, se volteo a ver al resto del grupo y continuo-tengo una casa allá, esta rodeado de montañas, hay muchos ríos, hay lugares cultivables, y esta alejado de la ciudad, la casa es grande, esta bardeada y mi familia se supone ya se encuentra allá- dijo esto ultimo con un nudo en la garganta

-pues a menos que alguien tenga una mejor opción, yo voy con el, me parece viable-comento Josh

Lentamente y después de meditarlo, la mayoría del grupo cedió ante la idea, aquello era mejor que quedarse en mitad de la ciudad esperando milagros

Treinta minutos después de haber planeado todos los detalles de su escape de aquella tumba, se encontraban bajando la lona hacia el techo del estacionamiento

Solo quedaron rezagados Stacy, Emilio, Cerón y Alejandro siendo los que optaron por esperar apoyo en el techo de la escuela

El grupo mas numeroso había acordado dividirse en tres sub-grupos, uno se encargaría de recolectar víveres de la cafetería, el segundo iría a mover el coche que bloqueaba la salida, el tercero se encargaría de buscar “armas” para defenderse en caso de emergencia

Pronto los equipos se dispersaron para realizar sus respectivas tareas, acordaron verse 15 minutos después en la salida del estacionamiento para partir inmediatamente

6:42 PM

EQUIPO 1: Carlos, Jamie, Cholomike, Josh, Martin, Isaac

Tarea: habilitar la salida del estacionamiento

Jamie e Isaac harían guardia mientras los demás empujaban el coche para permitir el paso de la caravana, buscaron palos, tubos o cualquier cosa que les sirviera para defenderse

Dentro de un Tsuru blanco, que tenía la puerta del conductor y las dos puertas traseras abiertas, encontraron un bat de beisbol, al asomarse Isaac, encontró manchas de sangre en la tapicería de los asientos, así como un chorro de sangre resbalando por la orilla de la puerta

Jamie se encontraba revisando la camioneta que se encontraba en el cajón de a lado, también la encontraron con la puerta del conductor y copiloto abiertas, en cambio, un pequeño manchón en la vestidura del asiento así como la estela de sangre en el piso del estacionamiento evidenciaba el camino recorrido por la persona herida, Jamie temió que la estela sangrienta fuera producto del arrastre, ya que esta llegaba alrededor de diez metros mas allá antes de hacer una curva en el espacio intermedio de dos coches

Mientras tanto Martin, Cholomike, Carlos y Josh, al ser mas corpulentos se encontraban despejando la salida, no solo era un coche, eran 4 los que bloqueaban el paso hacia la reja del estacionamiento, esta se encontraba abierta, lo cual los alarmo, que los infectados entraran mientras ellos se encontraban distraídos era el miedo latente en la mente de los chicos

Mientras movían los coches, no dejaban de evidenciar la masacre que ahí debía haber tenido lugar, los charcos de sangre, las abolladuras en los coches y el terrible descubrimiento de un brazo en el asiento del copiloto en uno de los coches era suficiente para acrecentar el temor

Habían pasado 7 minutos ya y faltaban dos coches más por mover

Un grito gutural los previno del ataque de uno de los infectados que se encontraba en la salida del estacionamiento, en milésimas de segundo echo a correr en dirección de los chicos

Los ojos inyectados de sangre, las mandíbulas abiertas tensando la piel de las mejillas a un grado sobrehumano, las manos estiradas hacia ellos, la falta de uno de sus dedos en la mano izquierda y la sombra proyectada sobre su cuerpo debido al atardecer completaban el cuadro

Cinco metros separaban al infectado de los chicos en el instante en que apareció Isaac asestando un certero golpe con el bat en la cara, a la altura de la nariz, claramente se escucho el chasquido proveniente del cráneo romperse, cayendo desplomado de espaldas 1 metro después debido al impulso de su ultima zancada

Temieron que los infectados cercanos a la zona hubiesen sido advertidos con el grito, permanecieron a la espera

Dos agonizantes minutos después, no había movimiento alguno, continuaron con sus labores

Cinco minutos después la salida estaba despejada, uno a uno fueron acercando la camioneta y los coches a la salida, dejándolos con el motor encendido, las maleteras (cajuelas) abiertas, así como las 4 puertas

Pronto vieron al grupo de los víveres corriendo hacia ellos, llevaban un pequeño carrito de supermercado repleto de latas y paquetes de jugo, detrás de ellos el otro grupo cargaba con varios tubos, algunos cuchillos y una lanza

Segundos después vieron el motivo de la prisa, alrededor de cincuenta infectados seguían a los sobrevivientes, entre la multitud de infectados distinguieron claramente al policía con escopeta entrelazada a su pecho

El grupo se notaba diezmado, llegaron a la caravana, subieron el carrito de super y las armas a la camioneta, repartieron 5 walkie talkie’s entre los coches, entraron rápidamente, inmediatamente arrancaron, justo en la salida observaron la cantidad de daño que el repentino ataque había provocado

Hasta el momento no habían notado el caos que estaba hecho la ciudad, avanzaron entre las calles aledañas al instituto con dificultad, en cada esquina se aglomeraban decenas de infectados, por todos lados había coches varados a mitad de la calle o estampados contra arboles y postes

cuantos somos!- dijo Jamie a través de unos de los radios

-¡Aquí 4!

-¡aquí 3!- se escucho a modo de respuesta

En la caravana viajaban 13 personas, 6 en la camioneta, y 7 repartidas en los coches, faltaban 4 personas de los equipos iniciales

¿Que habría sucedido con ellos? en el escape de la escuela habían perdido a 4 personas, ¿Cuántos mas perderían antes de llegar a “La tierra prometida”? fueron las preguntas que surcaban la mente de Isaac

CAPITULO 4

“Houston, Tenemos un Problema”

6:42 PM

EQUIPO 2: Campuzano, choche, Steve, pollo, Ana, Abraham

Tarea: Buscar víveres

Tenían quince minutos antes de partir, el pequeño grupo avanzaba con cautela por los pasillos de la escuela, se dirigían hacia las escaleras que bajan frente a la cafetería

Era vital evadir a los infectados lo más posible, andar en silencio y ser cautelosos por donde caminaban, el piso azulejado de los pasillos provocaba un gran eco con cada pequeño crujido

Literalmente era de vida o muerte avanzar con precaución, de ellos dependía que la horda zombie no notara su presencia

Antes de bajar de un piso a otro, Ana era la encargada de asomarse y asegurarse de que el pasillo se encontraba lo suficientemente vacío, extrañamente bajaron sin toparse con los infectados

Al llegar a la planta baja, notaron las causas de su desaparición

Decenas de zombies se encontraban aglomerados en torno a uno de los sanitarios de hombre, dentro se escuchaban los gritos producto de una acalorada discusión entre lo que parecían dos o tres hombres y una mujer

Los zombies golpeaban la puerta de aluminio, el sonido atraía a más y mas infectados, los gruñidos incesantes solo acrecentaban la tensión

El grupo entro en la cafetería, todas las frituras y golosinas que anteriormente se hubiesen encontrado en los estantes correspondientes estaban desparramados por el suelo

Algunas envolturas estaban rotas, con el contenido a medio comer, las latas de refresco rotas a base de golpes, con su contenido escurriendo por el refrigerador

Ana y Steve se encargaron de hacer guardia mientras los demás revisaban la bodega que se encontraba al fondo de la cocina, detrás de las planchas en las que, en un día normal, se preparaban cientos de almuerzos

Ana observaba una de las entradas detenidamente, los cristales de la puerta así como el vidrio del mostrador presentaban grandes manchas de sangre, las pequeñas mesas cuadradas y las sillas metálicas estaban volteadas o fuera de su lugar, el lugar estaba hecho un caos

La mayoría de los platos y vasos estaban rotos, algunos de los ventiladores del techo tenían mancha de salsas o incluso comida colgando, aquello evidenciaba el paso de los nuevos comensales de la escuela

Steve paseaba entre el tiradero buscando algo que les fuese útil, encontró varias laptops, algunas aun ejecutaban los programas que sus usuarios utilizaron por ultima vez, algunos cubiertos de la escuela, mochilas con cuadernos y libros dentro

Después de recorrer todo el lugar solo encontró un par de cuchillos pequeños pertenecientes a la escuela, una pequeña navaja dentro de la mochila de algún estudiante, un par de cúter que seguramente serian de alguno de los estudiantes de diseño grafico

Campuzano, choche, pollo y Abraham se encontraban dentro de la bodega de la cafetería, encontraron dentro un carrito de supermercado repleto de pasta para sopa y algunos utensilios de cocina, toda la comida se encontraba acomodada en anaqueles, los paquetes de agua y jugo en el piso ordenados por empresa distribuidora y un pequeño frigorífico en el fondo conservaba las verduras y frutas a utilizar

Vaciaron el carrito y comenzaron a llenarlo con latas de comida en conserva, atún, fruta en almíbar, un paquete de agua embotellada, en la parte de abajo metieron varias cajas de jugos, aquello parecía suficiente para un mes

Campuzano se encontraba revisando los anaqueles, aquello era bastante mas grande de lo que aparentaba, incluso tenia un sótano, pidió a Abraham bajar con el e inspeccionar en busca de mas alimentos que les ayudaran en la difícil tarea de la supervivencia

Abraham termino de acomodar una caja de jugos y bajo junto a Campuzano, en el sótano la luz era escasa, un pequeño foco alumbraba las escales, sin embargo, la luz llegaba a escaso un metro mas allá de la base de esta

Aquel lugar era bastante tenebroso, y más, en la situación en  la que se encontraban los jóvenes, bajar a un lugar totalmente desconocido, con una iluminación deficiente y con cientos de caníbales buscándolos era razón suficiente para que al bajar cada peldaño lo hiciesen enfocando la vista en la oscuridad en busca de movimiento alguno

Abraham iba al frente, bajo las escaleras tocando la pared en busca de otro interruptor, algo que encendiera un segundo foco y aumentase su campo de visión

Después de unos cuantos pasos toco lo que parecía una cortina metálica

-creo que tiene una entrada para coche-dijo volteando detrás de él, advirtiendo a Campuzano

-pues fíjate si la puedes alzar, si acaso da al estacionamiento nos habremos librado de ir de puntillas entre los edificios

-si, deja checo- fue la respuesta de Abraham quien buscaba la forma de alzar la cortina de acero

La oscuridad y la tensión del momento hicieron mella en las fuerzas de Abraham, unos segundos después la cortina empezó a ceder, previa ayuda de Campuzano

Cuando subieron la cortina a escaso medio metro del piso se escucho un siseo inquietante, pronto un brazo traspasaba por debajo de la cortina y tomaba por la pierna a Abraham quien fue derribado con suma facilidad, instantes después, un par de manos mas lo tenían agarrado por los pantalones

-¡ayúdame idiota!- fue lo único que alcanzo a gritar

Campuzano estaba de pie, pasmado, justo a un lado de ellos se encontraba una pierna arrancada, el hueso y tejido rodeado de un charco de sangre eran fácilmente distinguibles gracias al haz de luz que entraba por la pequeña abertura

-¡Pendejo ayúdame!- justo en ese momento soltó un grito desgarrador

Un infectado de no más de 20 años tenia encajados sus dientes en la pantorrilla, habían destrozado su pantalón hasta la altura de la rodilla

Campuzano intento jalarlo pero la cantidad de infectados era cada vez mayor, simplemente seria imposible ayudar a su amigo con 5 pares de manos jalando en sentido contrario

Campuzano lo soltó mientras en su mente quedaba grabada la cara de desesperación, dolor y horror que expresaba Abraham, sabia que pronto vagaría por la ciudad en compañía de otros cientos de miles de personas que abrían sido mordidas al igual que el

Campuzano volteo la cabeza en el preciso momento para ver de frente al dueño de la pierna cercenada anteriormente encontrada

Se trataba de un chico de alrededor de 25 años, con un pantalón azul y delantal blanco, seguramente trabajaría en la cocina del plantel y habría bajado y verse acorralado en aquel pequeño cuarto

De su boca solo provenía un siseo constante, su garganta presentaba un agujero de consideración por donde salía el sonido, su mejilla presentaba varias mordidas y debido a la falta de una pierna su único modo de desplazarse era arrastrándose

Aquello le daba a Campuzano unos segundos de ventaja, además del banquete que se estarían dando los demás infectados con Abraham, pollo corrió a las escaleras saltando sobre el infectado que se cruzaba en el camino

Al saltar por encima del infectado, este alzo la cabeza, provocando que pollo cayera de cara al suelo, aquello lo desoriento por unos instantes, suficientes para que fuera  tomado por  su pierna, incluso por dentro del pantalón

Campuzano se lo quito de encima con una contundente patada en la frente, sin embargo, el infectado había logrado arañarlo en su intento desesperado por alimentarse, además presentaba marcas de sangre que provendrían de las manos de su agresor

No le dio importancia, corrió hacia las escaleras saltando los escalones de 2 en 2

-¡corran, están allá abajo!-grito al saltar el ultimo escalón

Aquello tomo desprevenido al grupo quienes tardaron algunos momentos para asimilar lo que dijo su compañero

-¡que corran!- tuvo que repetir Campuzano

Pronto se encontraban en el umbral de la puerta, debido a los gritos de su compañero, un gran número de infectados se encontraba peligrosamente cerca

Ana empujaba el carrito de super mientras que los demás corrían detrás de ella, Campuzano daba pequeños saltos, Steve se llevaba en las manos un par de cuchillos que había logrado recoger, todos corrían lo más rápidamente posible tratando de no voltear

Antes de dar la ultima vuelta para entrar al corredor que llevaba al estacionamiento, Steve tropezó con un azulejo roto

Desafortunadamente para el, traían a la horda hambrienta demasiado cerca, pronto se vio rodeado por tres de los infectados

Intento defenderse tomando el cuchillo mas cercano a su mano, comenzó a apuñalar en el ojo a uno, sin embargo, ya tenia a otros 5 arrodillados a su alrededor dando grandes mordiscos a su cuerpo

La mezclilla de su pantalón no les facilitaba la tarea, sin embargo, su ligera playera fue rápidamente rasgada por las furiosas manos de una chica

Steve continuaba dando puñaladas a diestra y siniestra, su desesperado acto por sobrevivir se vio interrumpido cuando uno de los infectados quedo tumbado sobre su cara, esto le dificultaba la respiración y el chorro continuo de sangre mas espesa de lo normal pronto termino con su vida al morir ahogado

El resto del Grupo vio horrorizado la escena, bastante tétrica y a la vez heroica, cada cuando en la vida cotidiana vez a una persona luchar contra monstruos directamente traídos de tus mas horrendas pesadillas, batallar contra algo peor que la muerte, todo por el afán a sobrevivir en un mundo al borde de la extinción

Ana corría con los ojos a punto de soltar las lágrimas, a pesar de no conocerlo anteriormente, era igual de horrible ver morir a alguien frente a ti

Al dar la vuelta vieron bajar por una de las escaleras al segundo grupo, ellos llevaban tubos y algunos cuchillos, también portaban una imponente lanza, de ellos también faltaba gente…

Corrieron en dirección de los coches, su única opción de salvación pues traían decenas de infectados pisándoles los talones, a pesar de su dolora muerte, Steve había ganado tiempo para ellos

Suficiente para subir las cosas en la camioneta y tomar asiento en los coches, se repartieron entre estos, en cuanto los coches comenzaron a avanzar, Ana se soltó a llorar recargada en la ventana… aquello era desolador

Pronto se escucho en los walkie talkie’s

-¡cuantos somos!-

……..

Capitulo 5

El Fin de una Gran Historia

6:42 PM

EQUIPO 2: Andrea, Gustavo, vero, Bryant, Cass

Tarea: Buscar “Armas” para la defensa

El trabajo era sencillo y quizá el menos arriesgado, buscar cosas de la vida cotidiana que se pudiesen utilizar como armas en caso de verse en la necesidad de defenderse de los nuevos habitantes de la ciudad

Los jóvenes integrantes se mantenían alerta ante cualquier amenaza cercana, simplemente tenía que recorrer uno o dos edificios buscando en los pequeños cuartos que los conserjes usaban como bodega, aunque claro estaba, ahora se dedicaban más a la carnicería que a la limpieza

Las pequeñas bodegas se ubicaban a ambos lados de los edificios, junto a los baños, y además, tenían conocimiento de un pequeño cobertizo donde se almacenaban las herramientas de jardinería

La escuela, al ser de paga, destinaba un constante y gran esfuerzo por mantenerla en buenas condiciones y ofrecer un entorno agradable, de eso dependía la inscripción de cientos de posibles alumnos

Para ello se valían de pequeñas áreas verdes esparcidas por todo el campus, rodeadas de arbustos, con flores ornamentales, pequeños arboles podados para simular figuras varias, aspersores que se activaban por la mañana y a medio día, y de esta forma mantener siempre verde la alfombra de pasto

Debido a ello los conserjes tenían herramientas varias que les facilitaran semejante tarea, podadoras, desmalezadoras, palas, picos y tijeras formaban parte de su arsenal

Además se encontraban botes de pintura, así como las herramientas necesarias para hacerlo, y no podía faltar el tinner para rebajar las pinturas con base de aceite o eliminar las constantes “firmas “que tapizaban las mamparas de los baños y bancas

Gustavo iba al frente de la fila que habían formado, avanzaban agachados entre los pasillos, replegados a la pared, e incluso Andrea opto por quitarse los tacones que llevaba

Pronto llegaron a la bodega más cercana, era fácil acceder a ellas ya que no necesitaban tener cerrojo, era simplemente una puerta sin nada que la mantuviese cerrada

Bryant miro a su alrededor, los pasillos estaban mas desolados de lo que creían, no había señales de movimiento, generalmente en los pasillos había un Seguritec, vigilando las clases, pero hoy no, hoy, se dedicarían a comer y comer, literalmente, su vida era la comida, por desgracia para los pocos supervivientes, su menú era la carne humana

Vero comenzó a abrir la puerta de lamina lentamente, esperando no rechinara y advirtiera de su posición, lentamente se comenzó a entrever el interior de la bodega

Era un cuarto de dos por dos, en su interior había mechudos, escobas, jaladores, recogedores y mil productos de limpieza. Cass comenzó a sacar lo que considero útil, cloro, un rollo de papel de baño, y un par de escobas

De inicio Gustavo no entendió el por que llevar las escobas, sin embargo, Bryant si, comenzó a desenroscar el cepillo quedando únicamente el palo de madera

Hicieron lo mismo con los jaladores, pero sus palos era mas bien tubos de metal delgado, aquello era suficiente para seguir avanzando

Ahora el equipo tenia palos y tubos, una bolsa con algunas cosas útiles y avanzaban lentamente a la siguiente bodega

Cinco minutos después habían recorrido dos bodegas mas sin encontrar nada diferente a lo que ya tenían, decidieron bajar y probar suerte en el cobertizo, sin embargo, aquello era mucho mas peligroso, el cobertizo se ubicaba en el área de las canchas, lo que los exponía a ser rodeados por infectados fácilmente

Después de dos minutos, decidieron que valía la pena arriesgarse si con ello obtenían mejores armas que solo palos y tubos

Llegaron a las escaleras que bajaban a las canchas, Gustavo se asomo, para su gran sorpresa, no había un solo infectado en el área

El cobertizo tenia una pequeña puerta metálica, se encontraba incrustado debajo de una rampa de salida de coches y al igual que las bodegas, se encontraba abierta, sin embargo, esta si tenia cerradura, lo que indicaba que alguien la había dejado abierta

Verónica se horrorizo al confirmar lo que ya sospechaban, en la pared a un costado de la puerta, había manchas de dedos ensangrentados, la marca llegaba hasta la salida de coches y no alcanzaba a distinguir mucho mas allá

Entre Gustavo y Bryant comenzaron a sacar poco a poco las herramientas de jardinería, decidieron llevar consigo los tubos, pero dejar los palos

Cuando se disponían a ir al punto de encuentro en el estacionamiento, llevaban consigo palas picos e incluso una pequeña hacha que los jardineros usarían para cortar las ramas de los arboles

Subiendo las escaleras hacia los edificios, Andrea recordó que a unos 15 metro de ellos estaba la dirección de actividades deportivas

En ella, según recordaba, estaba exhibida una lanza, que podría serles útil, se lo hizo saber a Gustavo, consideraron el tiempo que llevaban y el camino que les faltaba recorrer aun para llegar a la salida de esa horrenda situación

Caminaron con cuidado hacia el lugar indicado, el hecho de llevar consigo las herramientas dificultaba su avance, eran muy pesadas y estorbosas pero sabían que les serian más útiles que los palos de madera

Llegaron al pequeño cuarto acristalado que era la dirección, en los ventanales se exhibían los distintos trofeos que la escuela tenia de eventos deportivos, se incluían basquetbol, futbol y concursos de porrismo, la lanza se encontraba en lo alto de una pared, aunque era meramente decorativa ya que la escuela no disponía de un equipo que participara en ese rubro

Bryant tomo la lanza, cuidando no golpear los trofeos, era de vida o muerte ser lo mas silencioso posible, lo que menos querían en esos momentos era llamar a los infectados a su comida

Unos segundos después avanzaban por el pasillo del  primer piso para entrar en el nivel correcto del estacionamiento y encontrarse con los demás miembros del grupo, sin embargo, pronto advirtieron que no seria tan sencillo como habían bajado, en el cruce con el segundo pasillo, estaba un numeroso grupo de infectados, todos les daban la espalda, Gustavo, a base de señas, les dijo a sus compañeros que debían avanzar con cautela, en silencio

Todos asintieron con la cabeza, sin embargo, se dieron cuenta que era mas fácil decirlo que hacerlo, avanzar con todas las herramientas en manos y además cuidando no golpear con la pared o algún objeto, era todo un reto

Cruzaron los pasillos sin dejar de observar la reacción de los infectados, algo los tenia entretenidos y eso era un beneficio para el equipo

Cuando ya casi todos habían cruzado el pasillo ocurrió lo impensable, Cass tropezó con la coyuntura de un azulejo, dejando caer todas las herramientas que llevaba al suelo

El sonido metálico de la pala y las tijeras cayendo sobre el azulejo fue la campana de aviso para la comida

Verónica observo en cámara lenta como los infectados voltearon en un milisegundo en su dirección, analizando el origen del sonido, y un segundo más tarde emprendían la furiosa carrera detrás del equipo

Bryant tomo del brazo a Cass quien había quedado en shock ante la visión de tanta gente con sangre escurriendo por su barbilla buscando hincarle el diente a alguno de ellos

Corrieron por el pasillo sin embargo, de frente a ellos salió otro grupo de infectados, al parecer el eco del sonido había advertido a medio campus de su presencia

Gustavo doblo hacia las escaleras, le tomo menos de un segundo trazar una nueva ruta de escape, planeaba bajar a la planta baja, correr al estacionamiento y tenia la esperanza de que sus vehículos de salvación estuviesen listos

Pronto  se veía bajando al equipo entero por las escales, Andrea que no llevaba zapatillas corría con mas libertad, sin embargo, Bryant jalaba por el brazo a Cass, quien seguía en shock

Si acaso tuviese que enumerar las mayores estupideces de su vida, eso tomaría la primera posición, como es que en una situación de vida o muerte, en aquel momento justo donde tenía que ser cuidadosa, fuese a caerse

Bryant bajaba los escalones con dificultad, por mas que amara a Cass, por su mente cruzaba la idea de dejarla botada y salvar su propia vida, sin embargo, otra voz en su cabeza le advertía que ella era lo mas importante en su vida y que nada tendría sentido sin ella

Esos meses de profunda depresión que había sufrido años atrás acabaron gracias a la jovialidad de Cass, literalmente le había salvado de la muerte, ella era ese rayo de luz que evito cumpliera sus deseos de suicidio

Su moralidad le impedía soltarla, sin embargo, el grupo ya llevaba la mitad de los escalones mientras ellos apenas bajaban cinco

Para el momento en que el resto del equipo se encontraba corriendo por la planta baja, se vieron envueltos en manos y bocas hambrientas

Lo único que la mente de Bryant logro hacer en esos últimos instantes de vida y lucidez, fue abrazar a Cass en el piso, hacerse un ovillo alrededor de ella, esperando protegerla

La relación de tres años acababa ahí, los tres mas maravillosos años a su consideración terminaban de forma abrupta, entre golpes mordidas y rasguños, pero acabarían con una sonrisa en la cara, su vida nunca fue mala, gozo de lo que la vida le ofrecía gracias a Cass, y en su ultimo suspiro se genero un ultimo pensamiento, que logro articular con la boca, un “te amo” fueron sus palabras de despedida, justo antes de recibir una mordida en el cuello a la altura de su tráquea

Gustavo corrió sin mirar atrás, se topo de frente con el otro equipo, corrían al igual que ellos, detrás, decenas de infectados formaban un circulo, no quiso pensar el por que, pero se lo suponía, los equipos corrieron juntos hasta llegar a los vehículos

Verónica y Andrea repartieron sus herramientas entre los coches, mientras el otro equipo hacia lo propio con los víveres

Gustavo tomo el asiento del conductor del Tsuru blanco, encontró en el asiento del copiloto un walkie talkie, con él se subió vero, en la parte de atrás Andrea acomodaba las herramientas

Pronto vieron avanzar a la camioneta y comenzaron a seguirlos, las calles eran un desastre, había incluso coches sobre las aceras, estampados contra postes de luz o arboles, seguramente la mayoría de las personas habría sido devorada mientras intentaban salir de los fierros que eran sus coches ahora

En los walkie talkie’s se escucho

cuantos somos!- se escucho decir a una voz femenina

-¡Aquí 4!- respondió una voz mas masculina

-¡aquí 3!- dijo verónica contestando

Andrea meditaba que era lo que le esperaba con el grupo, ¿en verdad queria sobrevivir? si a sus familiares y amigos le hubiese pasado lo mismo, y ya no estaban, ¿tenia sentido seguir?

Anuncios
comentarios
  1. Mau dice:

    Ola yo soy de la unitec y me parece que tu libro es genial y además deje decirte que serias un gran escritor por que no lo publicas obio cuando lo termines seria un gran libro para todos en la unitec y me podrías decir cuando sale el siguiente capitulo por fa

    • kichu6202 dice:

      jejejeje Primero que nada, GRACIAS, si pusiste tu comentario aqui significa que quiza te chutaste los 4 capitulos de jalon XD y te dire algo que no me canso de repetir, esto lo hago por gusto, me divierto desde el momento en que comienzo a pensar en un titulo para el capitulo, hasta que termino el mismo, lo hjago por que me gusta plasmar mis locas ideas, y me gusta aun mas saber que la gente disfruta de mi trabajo, que se entretienen leyendo capitulo a capitulo lo que mi mente logra plasmar, es por eso, que publicarlo no esta en mis prioridades, claro que si alguien llega y me dice “hey tu! te queremos publicar” pues con gusto jajaja sin embargo, yo no buscar eso, lohago por mera diversion, ahora, si quieres saber cuando suba los nuevos capitulos, puedes darle like al grupo, este se encuentra en la columna izquierda, cada que se postee algo el enlace aparecera directamente en el grupo, o puedes agregarme en face (Kichu Carlos Valdez) y que yo personalmente te avise cuando suba un capitulo nuevo XD (como he venido haciendo XD) o incluso, igual en la columna de la izquierda hay unboton que dice seguir, esto es para que te envie un mensaje de correo cada que se postee algo, todo eso en la columna de la izquierda, de nuevo, gracias por tu comntario

dime que te parece! Deja tu comentario o Critica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s